992231936 conexion@fijate.cl
Seleccionar página

Qué podemos decir de lo que se veía venir:

En el caso de este sitio y su intención de difundir el desinfectante más potente y versátil que tiene a disposición la humanidad; la utilización de mascarillas o barbijos, adecuados para contener inhalaciones o exhalaciones y la adopción de nuevos comportamientos y conductas en los seres humanos, las infecciones por patógenos se seguirán sucediendo.

Como una reflexión casi basal y sin miedo al error garrafal, el último virus desatado en el mundo ha comenzado a sufrir mutaciones. Cada individuo tiene un sistema inmunológico dado y las capacidades para defenderse de virus, bacterias, hongos o esporas son tan múltiples como grupos de personas sintomáticas o asintomáticas reconocen los virólogos e inmunólogos.

Deberíamos tener capacidades extremadamente poderosas, a nivel celular, para inhibir cualquier contaminación por patógenos; no obstante, no las tenemos. Las heridas que sufrimos y acusan una lesión, son las primeras exposiciones a las infecciones. También, están las alergias que se declaran según la estación del año y que afectan la respiración, visión y mucosas; haciendo evidente nuestra inmunodeficiencia. Así, un larga y nutrida lista de contaminantes que ingresan en nuestro sistema y nos pueden hacer sucumbir, hasta la muerte.

Como ya se ha indicado en este sitio, los leucocitos viajan por la sangre como verdaderos bomberos ante una conflagración de contaminación. El HOCl es el químico a utilizar para derrotar las estructuras de los contaminantes y así dejarlos inactivos, para que no se multipliquen y nuestro cuerpo no se descalabre tratando de inhibir su proliferación.

Pero si el HOCl lo podemos manipular e inhibimos la expulsión de gotículas de nuestras bocas, con antelación a la contaminación, las cosas serían diferentes en cuanto a la indefensión por contagio múltiple (manos contaminadas; estornudos, tosidos y exhalación que contaminan el lugar, zona o área y la comunicación verbal estrecha)

Es de esperar que lleguemos a estar con mejores capacidades de descontaminación, desinfección, sanitización, protección y análisis bacteriológico. Siendo los establecimientos educacionales, comerciales e institucionales los que deben contar con protocolos, procedimientos y cultura luego de superada la pandemia; no obstante, inmersos en la inocuidad de nuestros estamentos sociales, culturales y económicos.

Héctor Samuel Quijada Olguín.